26 mayo 2009

Ciento veintinueve años ya han pasado

26 de Mayo de 1880: el ejército de la alianza peruano-boliviana espera al ejército chileno en la Pampa de la Meseta del cerro Intiorko, algunos kilómetros al norte de Tacna. La Batalla del Alto de la Alianza comienza a las 7.30 AM.




Para las 6 de la tarde ya todo estaba decidido. Los sobrevivientes bolivianos volvieron a su país y dejaron la guerra a los peruanos, los sobrevivientes peruanos se pusieron en camino a Puno y dejaron Tacna para los chilenos. Arica no tardaría en caer y quedar en dominio de Chile definitivamente. A Tacna no la soltarían hasta 1929.

La versión larga de esta historia nos la han contado a los colegiales tacneños por décadas (Campero, Montero, Albarracín, el cobarde Belaúnde, Arias y Aragüez, Bolognesi, Ugarte, el infame Leiva, el Coronel Mendoza…). Pocos lugares en el país han sido marcados tanto por la Guerra del Pacífico; pocos lugares en el país cantan tan alto nuestros himnos: el Himno Nacional y el Himno a Tacna. Somos peruanos, mas no hijos del Virreynato. Y tan no lo somos que no tenemos fundación española ni Escudo de Armas otorgado por el Rey ni calles trazadas a espada en nuestro Centro. Somos de la República: la Heroica es una ciudad joven y la República aún un buen deseo.

Ciento veintinueve años ya han pasado. Este día, en la ceremonia conmemorativa que se realizará en el Monumento a los caídos en el Alto de la Alianza no participarán altas autoridades de Bolivia ni tampoco vendrán Los Colorados a rendir homenaje a sus muertos enterrados en nuestra tierra, como otras veces. Hechos recientes nos han alejado.

En Bolivia líderes sindicales de izquierda están molestos con los peruanos porque nuestros gobernantes le han dado asilo político a tres ex–ministros de Goñi acusados de genocidio; nos han amenazado con expulsar a todos nuestros compatriotas que trabajan en El Alto si no revocamos sus asilos. ¿Ya nos llevamos así el Perú y el Alto Perú? ¡Qué tales dirigentes para más maricones! Mirtha Quevedo, Jorge Torres Obleas y Javier Torres Goitia serán impresentables, como ese venezolano Manuel Rosales al que AGP también ha concedido asilo, pero son nuestras leyes las que se aplican en nuestro país, y nuestro gobierno (aunque sea tan impresentable como a los que da asilo) es nuestro gobierno. Nuestros ciudadanos no tienen por qué ser involucrados en un asunto que es de políticos, y de todos modos a nuestro gobierno les llega altamente lo que puedan pasar a menos que sean de “apellido”. Evo Morales, presidente de Bolivia, ha declarado que dará protección a nuestras delegaciones diplomáticas. Esperemos que actúe con un mínimo de cordura y no le lleve el apunte a esos extremistas que tiene alrededor, que le haga menos caso a Chávez y sea el estadista que su país merece.

Sería triste que nos peleáramos con Bolivia por tan poca cosa. La sangre nos une.
La Yapa
24 mayo 2009

Fuego en la Municipalidad de Tacna

La noticia local del día.


Foto de Correo


Los hechos son simples: en horas de la tarde de ayer los bomberos (cuyo Cuartel General, dicho sea de paso, queda a una cuadra y media) fueron avisados que había un incendio en el local del Municipio Provincial de Tacna, en el tercer piso, donde funciona el Area de Logística. Fueron con su equipo y, después de una hora, lograron apagar el fuego. A esta hora aún no terminan las investigaciones para determinar qué pudo causar el fuego que consumió documentos y algunas computadoras.

Ah, sí, por estos días está en curso una investigación de la Comisión de Fiscalización del Congreso al alcalde de Tacna, Luis Torres Robledo, por "presunta malversación de fondos, gastos irregulares y otras denuncias vinculadas a su gestión". Se supone que debió de presentarse esta semana. No lo hizo.

¿Qué papeles y expedientes anunciarán ahora que se han perdido? No quiero ser mal pensado, pues bien pudo ser un “accidente”.
¿Quién canta conmigo?
Dos y dos son cuatro,
Cuatro y dos son seis,
Seis y dos son ocho
Y ocho dieciséis…
La Yapa:
18 mayo 2009

Los Martorell ahora venden autos

[Ancat]

Hace un par de lunes un par de avisos en el diario Correo de Tacna llamaron mi atención.


Luego, en la última edición de El Nacionalista (que no está dirigido por el Sr. Ricardo de Espiritu Balbuena) bajo el título ¡Martorell vende carros! Tocó fondo, encuentro algunos alcances acerca de este asunto:

Quien lo iba a creer, el gran Martorell, el epítome del comercio tacneño, el baluarte de la inversión privada, el Soros tacneño y el Andrónico Luksic peruano terminaría vendiendo autos como cualquier parroquiano. El trabajo no envilece, todo lo contrario, pero este caso llama la atención por el protagonista: Martorell, nada menos.

¡Oh, sorpresa! Ya veo, dijo el ciego. la verdad no me sonaban tales marcas para nada cuando leí que los Martorell habían conseguido una concesión de autos; como si me hablaran en chino. Y sí, resultaron que sí son marcas chinas (JinBei, Zinotruk, Zoyte) y una hindú (Mahindra). Pero el redactor de El Nacionalista creo que da por sentado que F. Martorell esté desesperado.

Lo que creo es otra cosa. Este asunto me ha hecho pensar en lo que ahora podría venir: la penetración del Dragón asiático en nuestro parque automotor. Bueno, era de esperarse luego de la presentación de marcas chinas en los últimos Motor Shows de Lima. Y todos sabemos que los chinos quieren conquistar todos los mercados posibles con sus productos. Que levante la mano el que no tiene algo chino en su casa. Lo siento, amigos yanquis, este siglo XXI será amarillo.

Pero ¿qué tal es esta nueva opción en autos? ¿Podrán reemplazar estas marcas aún desconocidas para nosotros a nuestros entrañables Toyotas, Nissans, Hyundais…? ¿O son sólo más basura oriental barata, productos de una sola vida, triunfos de la producción en masa, la economía de escala y la explotación laboral llevadas al siguiente level? Yo no soy mecánico, pero lo que sí estoy convencido es que las discusiones que tanto en Lima como acá en provincias han estado girando en torno a la renovación de nuestra obsoleta flota de transporte urbano, que en promedio pasan de los veinte años de antigüedad, no son coincidencia. Los transportistas exigen una opción y apoyo del gobierno para renovarse. En cristiano: unidades baratas que puedan pagar en cómodas cuotas mensuales. En este marco, no me sorprendería que los Martorell estén ya en conversaciones con el Municipio de Tacna para un convenio a través de la Caja Municipal, y así aprovechar la coyuntura y ubicar una flota de buses. Yo lo haría, negocios son negocios. Su punto fuerte sería el precio. En cuanto a los pakistaníes de Zofra… con sus vehículos de segundo uso y timón cambiado están fuera de carrera.

Creo que los amigos comerciantes de repuestos ya deben ir viendo qué repuestos le harán a los nuevos buses que circularán por las calles de la Heroica en un mediano plazo, como ya está sucediendo en otras ciudades latinoamericanas.

Acá una muestra de lo que podría venir:



P.S.: Por mi parte espero que les vaya bien a los Martorell con esta nueva concesión (recuerdo lo mal que les resultó la franquicia de SubWay con que probaron hace varios años). Quizás así por fin pueda cobrar la liquidación que me adeudan. (Sí, cómo no ^_^U )

Lo que más ven acá en el blog de El Takana

 
El Takana powered by blogger.com
© 2010 blogger templates by free 7 blogger network