26 mayo 2009

Ciento veintinueve años ya han pasado

26 de Mayo de 1880: el ejército de la alianza peruano-boliviana espera al ejército chileno en la Pampa de la Meseta del cerro Intiorko, algunos kilómetros al norte de Tacna. La Batalla del Alto de la Alianza comienza a las 7.30 AM.




Para las 6 de la tarde ya todo estaba decidido. Los sobrevivientes bolivianos volvieron a su país y dejaron la guerra a los peruanos, los sobrevivientes peruanos se pusieron en camino a Puno y dejaron Tacna para los chilenos. Arica no tardaría en caer y quedar en dominio de Chile definitivamente. A Tacna no la soltarían hasta 1929.

La versión larga de esta historia nos la han contado a los colegiales tacneños por décadas (Campero, Montero, Albarracín, el cobarde Belaúnde, Arias y Aragüez, Bolognesi, Ugarte, el infame Leiva, el Coronel Mendoza…). Pocos lugares en el país han sido marcados tanto por la Guerra del Pacífico; pocos lugares en el país cantan tan alto nuestros himnos: el Himno Nacional y el Himno a Tacna. Somos peruanos, mas no hijos del Virreynato. Y tan no lo somos que no tenemos fundación española ni Escudo de Armas otorgado por el Rey ni calles trazadas a espada en nuestro Centro. Somos de la República: la Heroica es una ciudad joven y la República aún un buen deseo.

Ciento veintinueve años ya han pasado. Este día, en la ceremonia conmemorativa que se realizará en el Monumento a los caídos en el Alto de la Alianza no participarán altas autoridades de Bolivia ni tampoco vendrán Los Colorados a rendir homenaje a sus muertos enterrados en nuestra tierra, como otras veces. Hechos recientes nos han alejado.

En Bolivia líderes sindicales de izquierda están molestos con los peruanos porque nuestros gobernantes le han dado asilo político a tres ex–ministros de Goñi acusados de genocidio; nos han amenazado con expulsar a todos nuestros compatriotas que trabajan en El Alto si no revocamos sus asilos. ¿Ya nos llevamos así el Perú y el Alto Perú? ¡Qué tales dirigentes para más maricones! Mirtha Quevedo, Jorge Torres Obleas y Javier Torres Goitia serán impresentables, como ese venezolano Manuel Rosales al que AGP también ha concedido asilo, pero son nuestras leyes las que se aplican en nuestro país, y nuestro gobierno (aunque sea tan impresentable como a los que da asilo) es nuestro gobierno. Nuestros ciudadanos no tienen por qué ser involucrados en un asunto que es de políticos, y de todos modos a nuestro gobierno les llega altamente lo que puedan pasar a menos que sean de “apellido”. Evo Morales, presidente de Bolivia, ha declarado que dará protección a nuestras delegaciones diplomáticas. Esperemos que actúe con un mínimo de cordura y no le lleve el apunte a esos extremistas que tiene alrededor, que le haga menos caso a Chávez y sea el estadista que su país merece.

Sería triste que nos peleáramos con Bolivia por tan poca cosa. La sangre nos une.
La Yapa

4 comentarios:

Charly dijo...

La verdad, muy poco nos une a Bolivia, y si vemos la historia, nos han traido mas problemas que cosas productivas.

Me da flojera repetirme, te invito a leer algo q escribi:

http://truthtakestime.spaces.live.com/blog/cns!634BB9585BF6AAD7!715.entry

Saludotes. Insisto, chevere tu blog.

César Flores Huallpa dijo...

Yo soy puneño, nací en una de las parcialidades del distrito de Desaguadero, prácticamente a tiro de piedra de la frontera con Bolivia. Mi familia son aymaras. Luego me trajeron a Tacna (otra ciudad de frontera) desde muy pequeño; así que me siento muy tacneño. En cuanto a los bolivianos, para mí son peruanos aunque no lo sepan ni lo crean. Eso es lo que nos une a ellos: Bolivia fue una división del Perú que nunca se debió hacer, pero así sucedieron las cosas, no por voluntad de la gente boliviana sino de sus clases dominantes que deseaban poder. Algún día volverán a ser peruanos, y otro día (posterior) nosotros dejaremos de serlo para convertirnos en una nación mayor. Y el resto de nuestros vecinos también.

Charly dijo...

Interesante. Si lo miras así, casi todos los paises en sudamérica han sido peruanos en algún momento de la historia. De todas formas, Perú (como república) nació casi a fuerzas, con muy poca gente en realidad dispuesta a cambiar su modo de vida, que era lo que ésta "Independencia" de España traería. Al final los extranjeros nos "liberaron", respondiendo a su necesidad de no tener un satélite del otrora imperio Español en el continente. Los habitantes de éste territorio nunca estuvieron unidos con el fin de Independizarse, y esa separación histórica es la que ha hecho que nuestro pais se desarrolle con tanta desigualdad social. Bolivia es parte de esa realidad, y si ellos hubiesen permanecido como parte del Perú creo que las cosas serían todavía más complicadas. Pero la idea de unión sudamericana es algo que todos deberíamos de tener presente como único camino de crecer y poder hacer frente a otros bloques económicos en el futuro.

César Flores Huallpa dijo...

Totalmente de acuerdo. Debemos entrar a la globalización como socios no como criados. Por ello lamento mucho que el único estadista que realmente tiene una agenda de unión de nuestras repúblicas que sirva de contrapeso a la hegemonía estadounidense sea el Gorila de Caracas. Un bolivarianismo SIN Chávez, demoliberal, institucional y pragmático, eso quisiera.

Publicar un comentario

Comenta, es gratis

Lo que más ven acá en el blog de El Takana

 
El Takana powered by blogger.com
© 2010 blogger templates by free 7 blogger network