31 julio 2015

Album de fotos de Tacna Antigua (desde el facebook de Ricardo Rendón Cohaila)

Desde hace un tiempo el Sr. Ricardo Rendón Cohaila en su facebook ha estado reuniendo fotos antiguas de la ciudad de Tacna. Hay varias muy interesantes, y siendo que en el mismo álbum anima a compartirlas... pues acá está:

29 julio 2015

ATENCION: Mañana 30/07/2015 se vencen las inscripciones para el concurso de belleza Reina de Tacna y Reina de FERITAC 2015

Y como somos peruanos, no faltarán las que lo dejen para última hora. Pero tranquilas, señoritas, acá abajo compartimos las bases.


Bases Reina Tacna 2015



Resumiendo, la inscripción es gratuita y la harán los delegados de la institución que apadrina a la candidata presentando una ficha de inscripción de la candidata, que incluirá además de sus datos personales y una foto tamaño pasaporte, una foto de cuerpo entero. Esta ficha se recaba y presenta en el 2do piso del Ex-Palacio Municipal del Paseo Cívico.


Los requisitos de las candidatas son que sean tacneñas de nacimiento, solteras, y tener entre 16 y 23 años (si es menor de edad debe de presentarse la autorización del padre o apoderado). La gala de coronación se realizará el miércoles 19/08/2015 en el Teatro Municipal.


Y ya como yapa para despedirme, un video donde la actual Reina, Nafer Navarrete, invita a las bellezas locales a participar. Servidas.




Video subido por luiz carlos luglio salas. También lo puedes ver acá.

La coerción es mala para la economía, por Chris Edwards


Origen: El Cato

La coerción es mala para la economía


Una característica común de las políticas económicas de la administración Obama es el uso de la coerción estatal. La Ley Obamacare para la salud obligó a los individuos a comprar un seguro de salud. Los aumentos de impuestos de la administración se hicieron de una porción mayor de las ganancias de millones de personas. Y las agencias federales están imponiendo una creciente cantidad de regulaciones laborales, ambientales y financieras a las empresas.


Los expertos en políticas públicas que favorecen el mercado señalan los efectos negativos de cada intervención, pero la administración continúa concibiendo nuevas formas de tomar nuestro dinero, restringir lo que hacemos, y manipular la economía.


Los social demócratas o progresistas parecen no tener idea de por qué las economías libres funcionan mejor que las economías basadas en la autoridad central. Ellos favorecen el uso de la fuerza centralizada aparentemente porque piensan que eso crea beneficios prácticos. Pero la coerción no es una forma práctica de ayudar a la economía —las regulaciones y los impuestos rara vez nos benefician. Algunas personas puede que ganen con esto, pero la gran mayoría de la gente pierde. La coerción suele destruir valor, no crearlo.


Hay por lo menos cuatro razones fundamentales por las que esto ocurre.


Primero, porque el gobierno utiliza la coerción, sus acciones están basadas en adivinanzas. Las regulaciones son ordenes desde arriba hacia abajo, no esfuerzos por encontrar un acuerdo común. El gasto depende de la tributación obligatoria, no del ingreso entregado voluntariamente por los clientes. De manera que las acciones del gobierno no reciben evaluación alguna acerca de si generan o no valor neto.


Compare esto con los mercados. Sabemos que los mercados generan valor porque están basados en intercambios voluntarios y mutuamente beneficiosos. La toma de decisiones en los mercados es un sistema ajustado a la realidad que es guiado por las preferencias individuales.


Considere la compra de aviones. En el sector privado, una aerolínea elige el número de aviones qué comprar basándose en la demanda de vuelos aéreos, que es derivada, a través del sistema de precios, de las decisiones realizadas en el mercado. En cambio, cuando el Pentágono compra aviones, no tiene un sistema de precios o una demanda medida como guía, así que sus decisiones se hacen a ciegas.


Segundo, las acciones estatales muchas veces destruyen valor porque crean ganadores y perdedores. Las regulaciones suprimen las decisiones personales e imponen reglas de la misma talla para todos. La cantidad de gasto federal destinado a cada programa es seleccionada para toda la nación, y por lo tanto difiere de la cantidad que sería favorecida por cada individuo.


En los mercados, la gente puede elegir la cantidad que desea comprar de cada ítem, y pueden seguir una amplia gama de intereses, estilos de vida y carreras distintos. “La gran ventaja del mercado”, decía Milton Friedman, “es que permite una amplia diversidad”, mientras que “el atributo característico de la acción a través de los canales políticos es que suele requerir o hacer cumplir una conformidad sustancial”. 


A los social demócratas les gusta utilizar la palabra “diversidad”, pero son los mercados libres los que realmente la proveen. Con su respaldo de un Estado grande, los social demócratas parecen creer que la gente puede beneficiarse mediante la limitación de sus decisiones personales. Pero con la sociedad cada vez más pluralista de EE.UU., tiene más sentido permitir las diversas soluciones de mercado, que seguir imponiendo reglas provenientes de Washington.


Tercero, las actividades estatales fracasan en crear valor porque el financiamiento viene de una fuente obligatoria: los impuestos. A diferencia de lo que ocurre en los mercados, las decisiones malas del gobierno no son castigadas y las políticas fracasadas no son eliminadas porque el financiamiento no depende del desempeño. Los programas de poco valor pueden sobrevivir para siempre, y bloquean la reasignación de recursos a mejores fines.


En los mercados, la búsqueda de las ganancias alienta a las empresas a buscar mejores maneras de hacer las cosas. Las empresas buscan maximizar el valor para sí mismas, y acaban fomentando la economía. Esta es “la mano invisible” de Adam Smith. En el Estado, no hay una mano invisible, no hay guía que conduzca a quienes diseñan las políticas hacia una dirección constructiva.


Cuarto, los programas estatales muchas veces fracasan en generar valor porque los impuestos que los financian crean un “peso muerto” o perjuicio económico. Los impuestos son obligatorios, y por eso inducen a las personas a evitarlos cambiando sus actividades de trabajo, inversión y consumo. Eso reduce la producción y los ingresos en general.


Consideremos lo que pasara si el gobierno impusiera un impuesto al vino. Eso transferiría dinero de los bebedores de vino a los programas estatales. Pero un costo adicional —el peso muerto— sería creado conforme la gente reduce su consumo de vino. La gente gozaría de menos vino y sufriría de una reducción en su bienestar o felicidad.


El impuesto al vino ha bloqueado los intercambios mutuamente beneficiosos que de otra forma se darían, y por lo tanto ha perjudicado la economía. El tamaño del daño depende del tipo de impuesto, pero para el impuesto sobre la renta, los estudios empíricos demuestran que el peso muerto de elevar los impuestos por un dólar es de alrededor de 50 centavos.


Suponga que un filántropo gasta $10 millones en un programa caritativo que genera $12 millones de beneficios. Ese programa privado sería un éxito. Pero un programa similar conducido por el gobierno sería un fracaso porque el financiamiento tributario crearía pesos muertos. El programa del gobierno costaría $10 millones directamente, más otros $5 millones en peso muerto, acarreando un costo total que es superior a los beneficios.


En pocas palabras, la coerción impone pesos muertos y crea ganadores y perdedores, lo cual es totalmente opuesto a los intercambios gana-gana que se dan en el mercado. Los políticos podrán esperar que sus intervenciones creen más ganadores que perdedores, pero eso es un pensamiento deseoso porque sus decisiones están basadas en nada más y nada menos que adivinanzas.


Los social demócratas asumen que el Estado tiene una ventaja al momento de resolver los problemas de la sociedad porque es una institución tan poderosa. Pero porque usa la coerción para financiarse e imponer su voluntad, el Estado suele tomar malas decisiones, cementarlas, y arrastrar hacia abajo toda la economía.

27 junio 2015

Agenda en Tacna para este Sábado 27 y Domingo 28 de Junio de 2015

Comencemos:


Para este Sábado 27/06/2015:


  • El día 27 y 28 de Junio se conmemora el Festival del Ceviche por el Día Internacional. Será desde 9 AM en la Explanada de Evento del Hotel Tacna (ex-Hotel de Turistas). Habrá Show Artistico en vivo, con la orquesta Somos Kalipso, danzas del peru con Brisas del Perú, Kevin Hidalgo y sus Mariachis, Vicente Fernandez, Grupo Latinoamericano Tierra Santa y otros artistas invitados. Más detalles en el evento en facebook.
  • Cineplanet Tacna tiene las siguientes películas en exhibición (los trailers está más abajo, y para mayores detalles puedes revisar la web o el facebook de la cadena):
    • Poltergeist: Juegos Diabólicos, remake del clásico de terror ochentero de Tobe Hooper. A ver qué tal le va.
    • Terminator: Génesis, suerte de reboot-remake-secuela-precuela del también clásico de acción y ciencia ficción de Jame Cameron. Quinta película de la franquicia, esta vez cuenta con el retorno de un maduro Swarzenegger y a Emilia Clarke (Juego de Tronos) como Sarah Connor.
    • Dragon Ball Z: La Resurrección de F, una nueva película de Dragon Ball Z que busca reeditar el éxito de la anterior, La Batalla de los Dioses. Esta vez con el nuevo retorno del carismático villano Freezer.
    • Intensa-Mente, nueva producción de Pixar. Es una alegoría de las emociones de una niña que se muda con su familia a San Francisco y el shock que ello representa.
    • Jurassic World, sí, nueva secuela. ¿Me parece o hay demasiadas estos días? Bueno, Chriss Pratt (Starlord en Guardianes de la Galaxia) la protagoniza esta vez.

  • Proyecto Maniaku en su ciclo semanal de proyecciones proyectará la película 5 Centímetros por Segundo, de Makoto Shinkai, además de capítulos de series escogidas, desde las 5:30 PM en el Local Comunal del Agrupamiento Francisco Antonio de Zela (a espaldas de SERPOST). El evento en facebook es el acá. El trailer de la película es el siguiente:


Para este Domingo 28/06/2015:


  • Festival del Ceviche, id.
  • Cineplanet Tacna, id.
  • La Cinemateca UPT en su ciclo por su Noveno Aniversario exhibirá las películas Mommy, de Xavier Dolan, drama canadiense acerca de una madre viuda abrumada por la crianza de su hijo problemático y a veces violento, a las 4 PM y Leviathan, del ruso Andrey Zvyagintsev, una historia que desde del título que remite a Hobbes, trata acerca de la corrupción y el abuso del estado en general y de lo que sea que tienen en la Rusia post-soviética en particular, a las 6:30 PM. La entrada es libre.El sitio es el de costumbre, el Auditorio Güido Fernández de Córdova, Av. San Martín Nº 361. Ingreso libre. Más info en su facebook. Los trailers acá abajo:


Sería todo por el momento. Hasta luego.

23 febrero 2015

La Hora de los Monstruos, por Carlos Alberto Montaner


Origen: El Cato.

La Hora de los Monstruos

Las preguntas son muy incómodas. ¿Por qué las sociedades eligen gobernantes antisistema que las conducen al despeñadero? ¿Por qué los venezolanos votaron a Hugo Chávez a fines de 1998, los griegos acaban de hacerlo con Alexis Tsipras y es posible que los españoles repitan esa forma de suicidio cívico dentro de unos meses dándole la mayoría de sus votos a Pablo Iglesias, un neocomunista simpatizante del chavismo, como lo calificó, muy orgulloso, Diosdado Cabello, presidente del Congreso en Venezuela y el poder tras el delirante trono de Nicolás Maduro, ese ornitólogo y médium, experto en la comunicación con los pájaros y los muertos?
La clave está en la fragilidad de las democracias liberales, un débil diseño institucional surgido a fines del siglo XVIII para ponerle fin al “antiguo régimen”. Una forma de gobierno basada en la combinación de libertades políticas y económica, que exige el inexorable cumplimiento de los principios en los que se sustenta y proclama para poder prevalecer. El consenso general define estos diez principios:
1. Todas las personas, y muy especialmente quienes participan del poder, tienen que colocarse bajo la autoridad de la ley y no puede existir impunidad para los violadores de las normas.
2. Es indispensable la transparencia total en los actos de gobierno y la rendición de cuentas periódicas y obligatorias.
3. La Constitución existe para proteger los derechos de los individuos, incluso y especialmente de la voluntad de las mayorías.
4. El Estado posee el monopolio de la violencia por libre delegación de la sociedad que regulará y vigilará el uso de esta delicada facultad por medio de quienes administran la justicia.
5. La justicia (y la solución de los conflictos) tiene que ser absolutamente independiente, razonablemente eficiente, rápida y ajustada a Derecho.
6. La actitud y el comportamiento de los funcionarios, tanto de los elegidos como de los contratados, deben estar teñidos por el espíritu de servicio público. Los funcionarios forman parte de la administración del Estado para servir a la sociedad dentro de las reglas. No están ahí para mandar, sino para obedecer a quienes les pagan sus salarios por medio de los impuestos.
7. El método de cooptación y reclutamiento en la esfera pública es la meritocracia y no la arbitrariedad partidista ni el clientelismo.
8. Las personas deben percibir que tienen una posibilidad razonable de “buscar la felicidad”, siempre y cuando actúen dentro de las reglas. No se define esa fórmula vaga porque la felicidad o el sentido del éxito personal varían notablemente.
9. Es vital que los individuos perciban que si estudian, trabajan, se esfuerzan y cumplen las reglas, sus formas de vida mejorarán paulatinamente. Nada concede más estabilidad a una sociedad que la esperanza en un futuro mejor.
10. Una democracia liberal no puede darles la espalda a los ciudadanos que padecen serias desventajas. La cohesión social aumenta cuando está presente la solidaridad.
Cuando uno o más de estos principios comienzan a ser ignorados y esa hipócrita transgresión coincide con una crisis económica severa, ante los ojos de muchas personas, poco a poco, se devalúa la forma de relación entre sociedad y Estado conocida como democracia liberal. Es en ese punto cuando proliferan los “indignados” y los antisistema.
Es el momento en que los electores, muchas veces desesperados, comienzan a corear insensateces (“¡que se vayan todos!”), o les entregan a los nuevos mandamases la facultad de decidir por ellos, como hicieron innumerables cubanos en los primeros años de la revolución gritando la consigna “si Fidel es comunista, que me pongan en la lista”.
La otra pregunta inevitable es por qué no enterrar las democracias liberales si no han dado los frutos que de ellas se esperaban. Muy sencillo: porque sabemos que, cuando se cumplen los principios, esas sociedades se desarrollan y funcionan envidiablemente. Es lo que sucede en los veinte países más prósperos y felices del planeta, a donde quieren emigrar los desgraciados de todas partes. Lo que se impone es la corrección del sistema, no su demolición.
También sabemos que los antisistema —comunistas, fascistas, neopopulistas, dictaduras militares de derecha— suelen agravar todos los problemas que supuestamente pretenden solucionar. Venezuela es un clarísimo ejemplo de lo que sucede cuando se le abre la puerta a esta fauna destructiva. España será otro brutal fracaso si el señor Iglesias llega a la casa de gobierno. Será la hora de los monstruos.

Lo que más ven acá en el blog de El Takana

 
El Takana powered by blogger.com
© 2010 blogger templates by free 7 blogger network